domingo, 14 de junio de 2009

Los Remedios, Sarmiento y el alambrado

En la década de 1850, los hacendados de nuestra región empezaron a conocer los beneficios del alambre como delimitador de actividades y en las sucesiones de aquel tiempo, aparecen inventariados varios quintales de este hilo de “fierro”. El mérito de ser quién alambró primero todo el perímetro de una estancia le corresponde a Francisco Halbach, propietario de Los Remedios; en tanto el que lo transformó en política de Estado fue Domingo F. Sarmiento.
Por esa época, había una gran discusión sobre si era o no necesario alambrar y fue precisamente Sarmiento el más fuerte defensor. Decía: "Lo que les propongo viene del sentido común de los agricultores del mundo. ¡Cerquen, no sean bárbaros! Cercar, alambrar, es ser civilizado." Con motivo de la llegada de un rebaño de ovinos Rambouillet, publicó el 13/10/1858 en El Nacional: "Aguardándolos en "Los Remedios" potreros cercados con alambre y establos espaciosos para abrigarlos de la intemperie, pues los señores Halbach han emprendido la noble tarea de introducir en Buenos Aires todos los perfeccionamientos europeos en la cría del ganado y son los primeros que han osado cercar con alambre su estancia".
Don Halbach adquirió en Europa el alambre indispensable y en 1855 rodeo "Los Remedios", excepto la parte que da al río Matanza, con 4 hilos de alambre sujeto a los postes de ñandubay plantados cada 50 varas y con medios postes cada 5 varas. Completaba el cercado una zanja exterior de 3 cuartas de profundidad por 4 de ancho, indispensable para contener a los ganados invasores, acostumbrados al campo abierto. Por entonces, tiempos de un Buenos Aires separado de la Confederación Argentina, la estancia contaba con 1.500 vacas, 600 yeguas y 30.000 ovejas. Domingo F. Sarmiento escribió en 1878: "Antes del alambrado, podía decirse: todo el país es camino".
Claro que hubo estancieros que alambraron más de la cuenta, cerrando sendas y obligando a largos rodeos. Hacia 1884, un gaucho que quería seguir su camino habitual arreando una tropilla argumentó: "No hay derecho a cerrar el camino que conozco desde los tiempos de Catriel. Abran el cerco que quiero pasar con mi tropilla". No alcanzó a terminar la frase porque fue degollado por el alambrador vasco que posiblemente no hablaba castellano. En otros casos, menos sangrientos e igualmente descriptivos, los viajeros rompían los hilos para no desviar su camino y como la nobleza obligaba, se acercaban al puestero y le advertían pícaramente, que alguno había roto la cerca.
Juan Carlos Ramirez

5 comentarios:

  1. La foto fue sacada al mural que se encuentra en la estación El jaguel (Este), frente a la ruta 205, en el año 2007

    ResponderEliminar
  2. Thomas Charles Whitfield En 1824, adquirió también la estancia Los Remedios, de los hermanos Juan José y Pablo José de Ezeiza, que hasta 1820 pertenecían a la Hermandad de la Santa Caridad. La chacra original, en el pago de la Matanza, camino a Cañuelas (luego Esteban Echeverría), comprendía casi una legua de frente por legua y media de fondo, a la que Whitfield le adicionó dos terrenos aledaños: uno de mil varas de frente por legua y media de fondo que adquirió a Marcelina Ramírez, y otro de quinientas varas por legua y media, comprado a Agustín Márquez.
    http://www.cementeriobritanico.org.ar/thomascharleswhitfield.html

    ResponderEliminar
  3. Sr. Eduardo:
    Gracias por su aporte. Debo acotar que si bien en los documentos de época es frecuente ubicar Los Remedios dentro del Pago de La Matanza, en realidad no perteneció nunca a esa jurisdicción, si a la de San Vicente.
    Cordialmente
    Juan Carlos Ramirez

    ResponderEliminar
  4. Hola, me podrian decir la ubicacion actual de la Estancia "Los Remedios" si existe y si se puede visitar. Gracias

    ResponderEliminar
  5. No se puede visitar la Estancia los Remedios, ya que la misma fue demolida por desconocimiento histórico cuando fueron expropiadas las tierras para la construcciónd el Aeropuerto Ministro Pistarini.

    ResponderEliminar