domingo, 4 de julio de 2010

Antonio E. Terrarossa

Desde Bahía Blanca llegó al pago suarence en 1902, cuando tenia 51 años. Nacido en Italia en 1851, se dedicó a la agricultura y ganadería, teniendo como domicilio la propiedad que denominó La Matilde, en honor a su esposa doña Matilde Palmieri. Doña Matilde fue tía abuela del escribano Alfredo Mario Lasalle, hijo de Elvira Palmieri (En: Patricia Faure; “Las vacas vuelan”). Probablemente don Antonio fue el donante del predio donde se levantó la sede de la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos “XX de Septiembre”, de Monte Grande. Fue un vecino consustanciado con el movimiento autonomista que concluyó con la creación del partido de E. Echeverría. Se distinguía por su elegancia en el vestir: cuello palomita, traje negro de rigor, bombín sobre la cabeza con abundante cabellera, blanca, igual que su barba larga papanoelesca. Ocupó una banca en el H. Concejo Deliberante asumiendo a través de las elecciones municipales del 14 de abril de 1918.
Un día de 1919, convocó a sus amigos tamberos de la zona sur a una asamblea, con motivo de “defender los cuantiosos intereses del gremio y propiciar el mejoramiento de todos los productos que elabora una industria tan importante como lechera”. Fue así que el “veintitrés de Febrero de mil novecientos veinte a las dos de la tarde y de acuerdo con la convocatoria hecha al efecto, para tratar los Estatutos sociales y nombrar las personas que debían constituir la primera Comisión Directiva definitiva, se reunieron en el local del Hotel Comercio –Larre- en la calle Lima 1674 en Asamblea General los señores socios de la “Unión General de Tamberos” y resolvieron lo siguiente: Primero: Aprobar por unanimidad y aclamación los Estatutos que fueron leídos, artículo por artículo por el Señor Secretario. Segundo: Nombrar de acuerdo con el artículo once de los mencionados estatutos Un Presidente, un Vicepresidente, un Tesorero,…”. Fueron así elegidos Antonio E. Terrarossa, Juan Bordenave, Juan Etchart, Pedro Bondoni y Arturo D. Terrarossa para desempeñarse en los cargos de mayor responsabilidad.
“La Unión hace la Fuerza” era el lema y propósito, y en esta búsqueda, la institución que contaba con 400 socios en 1922, llegó a 700 un año después. Cuando el 26 de julio de 1924 falleció en Buenos Aires Don Antonio E. Terrarossa, fundador y primer Presidente, los cimientos ya estaban consolidados.
Por: Juan Carlos Ramirez

No hay comentarios:

Publicar un comentario