sábado, 6 de febrero de 2016

Árboles de Ezeiza

José María Ezeiza supo hablar de su creciente grandeza a través de los árboles:

• Los plátanos, que se perdieron con el ensanche de la ruta nacional 205.
• Los manzanos de la quinta de los Ferrari, que aún subsisten por San Juan;
• El pino que plantaron Poroto y Mariani padre, en la esquina de Domingo French y la ruta.
• El monte de siempreverdes, por Pedro Pravaz entre Juan Castelli y Narciso Laprida
• Paraísos que enmarcaban veredas limitadas por cercos de exuberantes pero discretos ligustros, refugio donde tiernos y jóvenes amores podían admirar la luna.
• El ombú de Pravaz y Chacabuco, que con su sombra acogía tanto a los ocasionales como a los regulares visitantes de aquella generosa mujer. Como cuando la poesía pasa a ser del pueblo y pierde el nombre de su autor, la memoria colectiva dejó de lado su nombre y la recuerda como La señora del ombú.
• El magnífico bosque resultado de que se plantaran unos 4 millones de árboles de numerosas especies en las tierras que pertenecieran a la estancia Los Remedios, son hoy los bosques de Ezeiza o de la dependencia correspondiente o del que los recibió como obsequio de gobiernos próximos pasados.
• El único retoño del pino histórico de San Lorenzo existente en el distrito, plantado en la plaza San Martín de J.M. Ezeiza, un 17 de agosto de 1962.

Los árboles de Ezeiza saben hoy hablar de una decadencia no resuelta. El bosque o fue privatizado o depredado; los árboles que plantamos no alcanzan ni remotamente a mitigar los destrozos que la autopista provocó; eucaliptos centenarios como los que se levantaban orgullosos y testimoniales en la quinta que se encuentra por Ramos Mejía, entre Paso de la Patria y Tuyutí, fueron mutilados sin sentido alguno.
Sin embargo, la relación del Distrito de Ezeiza con la naturaleza sigue vigente más allá de las contingencias. Nuevas plazas surgen, los retoños crecen y cuando uno llega por la ruta a la estación cree estar en una empalmerada Ezeiza Beach.

Por: Patricia Celia Faure.

1 comentario:

  1. Hoy se incluyen ademas, en esa perdida, a los 13 pinos casi centenarios que acaban de podar en el polideportivo del atletico ezeiza, no entiendo como ni siquiera los vecinos se conmovieron al ver caer a semejantes colosos. Tampoco como el atletico lo permitio aunque el predio haya sido concesionado. UNA VERDADERA VERGÜENZA !!!

    ResponderEliminar