domingo, 19 de abril de 2020

Nace el Club Unión Vecinal

Fue por la tarde de un domingo de otoño de 1952, con agradable temperatura, cuando las familias del barrio se dirigieron al predio que estaba enfrente del boliche “Allá en el Mendocino”, en Libertad y Urquiza. Los parlantes anunciaban que lo que se recaudara en la kermes allí instalada, se emplearían para fabricar baldosones para construir un camino-vereda a la estación, lo que facilitaría el desplazamiento de los vecinos en los días de lluvia. El grupo organizador estaba liderado por el “Negro” Silveyra, y Juan Antonio “Cococho” Amendolara, fue el conductor de aquella fiesta pueblerina.
El recordado Julián Sánchez Parra gustaba narrar que además de la carrera de embolsados, campeonato de truco y el desafío del palo enjabonado, se llevó a cabo una loca competencia en donde participaron con triciclos, bicicletas de carrera y de paseo. El vecino Feliciano “Chano” Echagüe venía encabezando el lote cuando un huellón lo hizo volar por el aire, caída que se la dedicó al Presidente de la Comisión Organizadora. El clima festivo, el éxito en la recaudación, y la masiva participación, impulsó la idea de fundar un club. Con el mismo entusiasmo y constancia con que colocaba los baldosones, tarea que los vecinos comprometidos realizaban al regreso de sus trabajos (tarea voluntaria, gratis), don Machuca se abocó a la tarea de organizar la fundación de un club en el barrio sin nombre, pero denominado peyorativamente “Villa Cartón”.
En el testimonio que “Cococho” Amendolara brindara en Las vacas vuelan, recordó ser uno de los socios fundadores en 1956. Por tradición oral, sabemos que el acta de fundación fue firmada por Anastacio Roque Machuca, Dante Hércules Magrassi, y Antonio Pascual Cicioli.
Desde el inicio se organizaron bailes familiares realizándose el primero en la casa de don Osvaldo (¿Urbano?) González, el mismo lugar y dueño del espacio en dónde se fabricaban los baldosones (Pueyrredón y Lavalle). El escenario, ubicado en el patio de la casa, fue una carreta de don Sierro (con la que había venido de La Pampa), con la actuación del conjunto Dalto (de T. Suárez). Con acordeón o bandoneón y una guitarra, tocaron de todo un poco. Fue todo el barrio, fue un éxito.
Otros bailes posteriores se hicieron en un lote que prestaba el vecino Doria, cerca de la parroquia. Se preparaba bien la tierra, se barría y de tanto pisar se endurecía, manteniéndola regada.
En Ezeiza eran pocos, pero la muchachada de otros barrios se juntaban y acudían, como por ejemplo lo solían hacer Eligio Cresmani, Laura Vagnoni, Alda Vodopivec, la Chichina García, los hermanos Arruíz, Del Santo, los hermanos Arocena, los Vila, los Corradini, Bengolea y Lidia Panza, entre los apellidos que hemos podido rescatar. María Luisa “Chichí” Buffet, recordaba que su mamá no la dejaba ir porque sostenía que eran “muy matones”.
Así nació el Club Unión Vecinal, hoy con sede en Gral. Paz 147, el que diera ese hermoso nombre al querido barrio de José María Ezeiza.

Por: Juan Carlos Ramirez Leiva.

3 comentarios:

Juan Carlos Ramirez Leiva dijo...

El periodista Carlos Condenanza, aporta el dato que la fundación se llevó a cabo el 20 de junio de 1952. En lo personal, creo que esa fecha corresponde a cuando se llevó a cabo la kermes en donde surgió la voluntad de crearlo, concretándose la voluntad vecinal en fecha posterior.
Juan Carlos Ramirez Leiva.
Editor

Anónimo dijo...

En la foto está mí abuelo Loy Néstor Valderrey y mí Bisabuelo Anastacio Roque Machuca!! Hermoso!!

Marta Recalde dijo...

Hola, indica en la foto quienes son
Yo conocí a ellos pero no me acuerdo ya que tendría 5 años. Yo vivía a la vuelta de Valderrey. Urquiza y gral Paz. Crecí oyendo tangos que ponían todas las tarde por parlante. Que linda infancia.