martes, 5 de junio de 2012

Panamericanos 1951 en Ezeiza


En 1940 el 1º Congreso Deportivo Panamericano designó a Buenos Aires como sede de los Juegos Panamericanos que deberían celebrarse en 1942. Debido a la guerra fue postergado y el 2º Congreso Deportivo Panamericano, dispuso que la celebración inaugural fuese en 1951.
La organización incluyó el alojamiento de las delegaciones y de la representación de atletas argentinos en el Colegio Militar de la Nación (representaciones masculinas extranjeras); el Hogar San  Martín y los Hogares de Tránsito, dependientes de la Fundación Eva Perón, fueron la sede de las delegaciones femeninas. La delegación argentina fue alojada desde su concentración en la Villa Panamericana de Ezeiza.
El domingo 25 de febrero de 1951 la llama olímpica traída desde Grecia y portada por el atleta griego Aristides Roubanis, encendía el pebetero durante la ceremonia inaugural en el estadio de Racing, en Avellaneda. Compitieron poco más de 2.500 deportistas en 18 disciplinas y tras la clausura, el 9 de marzo en el estadio de River Plate, la Argentina conquistó 150 medallas (68 de oro, 44 de plata y 38 de bronce), seguida a gran distancia por Estados Unidos (95 medallas), Chile (41), Cuba (28), Brasil (32, aunque sólo 5 doradas) y México (40, la gran mayoría de bronce).
La natación tuvo lugar en las piscinas al aire libre de 50 m de largo (no había aguas abiertas ni nado sincronizado), conocidas aún hoy como Piletas Olímpicas.
En el Anuario de la revista MUNDO DEPORTIVO, del 27 de diciembre de 1951, puede leerse:
“A disposición de este propósito de confraternidad que prevaleció durante los Primeros Juegos Deportivos Panamericanos, se tuvieron infinidad de cosas favorables. La villa Panamericana que convirtió al Colegio Militar de la Nación en un perfecto campamento para atletas; la Villa Evita, en Ezeiza donde se concentraron los muchachos argentinos que llevaron hasta  tan alto los colores nacional.”(Y muchachas, creemos).
El Mundo Deportivo N° 94 (Buenos Aires), del 1 de febrero de 1951, publicó:
Actividad constante y progresiva es la que se registró en la Villa Olímpica de Ezeiza. Puesta por disposición del general Perón y su señora esposa, a la dirección y cuidado de nuestras delegaciones deportivas, en ella, escenario y paisaje magníficos, los atletas argentinos trabajan en forma notable para adquirir una potencialidad acabada para el excepcional certamen continental”.

Por Juan Carlos Ramirez

Fuentes:
Centro de Documentación Histórica “Dra. Gilda Lamarque de Romero Brest”. 

1 comentario:

Junta de Estudios Históricos del Distrito Ezeiza dijo...

Debo agradecer profundamente ver escrita y publicada mi pequeña crónica de una entrevista que me conmovió, además enriquecida de datos que son practicamente desconocidos o que tal vez trataron de ocultarse deliberadamente para "borrar la memoria" o esperando que alguien les "haga ver la luz".
Debo confesar mis lágrimas al sentir que con estas pequeñas cosas rescatamos Nuestra Historia, algo que me preocupaba y
mucho, desde cuando se dividió el Partido en el '94: Que se perdiera la memoria y la historia.
Les agradezco a Ud y a Patricia Faure el trabajo incansable que realizan. Con mi más profunda admiración
Bini Peñuelas (El Morueco Terenciano)
Muchas gracias Bini. Es Ud. muy amable.
El editor.