domingo, 31 de mayo de 2020

Día Nacional de la Energía Atómica


Se celebra hoy en nuestro país, el Día Nacional de la Energía Atómica. La Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), fue creada el 31 de mayo de 1950 por el presidente Juan Domingo Perón, a través del Decreto Nº 10.936/50. A 70 años de su creación, la Comisión continúa dedicándose al estudio, desarrollo y aplicaciones en todos los aspectos vinculados a la utilización pacífica de la energía nuclear, desarrollo tecnológico, gestión de residuos radiactivos y formación de recursos humanos. Estas acciones posicionan al país entre las diez principales naciones con mayores niveles de desarrollo nuclear y con una alta contribución a la no proliferación nuclear.
En su desarrollo, se consolidó en la construcción y operación de reactores de investigación y sus combustibles, en la producción de radioisótopos y el empleo de las radiaciones ionizantes para diagnóstico y tratamiento médico, sin dejar de mencionar que la producción de nucleoelectricidad con solo 2 centrales, alcanzó el 8 % de la energía eléctrica del país. Durante las dos primeras presidencias de Perón (1946-1955), se viabilizó la integración tecnológica en las áreas de energía, aeronáutica, infraestructura e ingeniería civil. 
Con la Revolución Fusiladora de septiembre de 1955 (denominada por los historiadores oficialistas como Libertadora), el desarrollo del campo nuclear fue transferido del Ejército a la Marina, quedando a cargo el capitán de Fragata Pedro Iraolagoitía. La DNEA dejó de existir en términos formales y su patrimonio pasó a CNEA, sostiene el investigador Mario Hurtado.
El primer reactor de investigación, el RA-1, alcanzó el estado crítico en enero de 1958; trabajaban en CNEA, alrededor de 250 científicos y 300 técnicos. La creciente demanda de radioisótopos para usos médicos, impulsó el diseño y construcción de un reactor de mayor potencia: el RA-2, finalizado en 1966. En paralelo a su construcción, el grupo de materiales de CNEA diseñó y construyó los elementos combustibles.
Un nuevo reactor bautizado RA-3 (de 5 MW), fue puesto a crítico en el Centro Atómico Ezeiza (CAE) a mediados de mayo de 1967, aunque fue inaugurado en diciembre y comenzó a operar regularmente a comienzos de 1969. En su construcción participaron 67 empresas argentinas y junto a este reactor fue construida una planta de producción de radioisótopos, que comenzó a operar en 1971.
La imposición de una política económica de desindustrialización y precarización laboral en 1976, necesitó de una estructura represiva que llevó adelante prácticas de terrorismo de Estado con dimensiones de genocidio. Durante el período1976-1983, veinticinco miembros de CNEA fueron secuestrados, quince figuran desaparecidos, y más de doscientos fueron despedidos.

Juan Carlos Ramirez Leiva

No hay comentarios: