viernes, 2 de octubre de 2009

La radio y los vecinos de Ezeiza

El 27 de agosto de 1920 nacía la radio en Argentina por iniciativa de cuatro jóvenes. Habían instalado en el techo del Teatro Coliseo, una antena unida a un equipo transmisor de 5 watios con una bocina parecida a la de los fonógrafos de la época pero de dimensiones mayores. Solo un centenar de personas a quienes se les había provisto de receptores, pudo escuchar la ópera Parsifal. Estaba el Dr. H. Yrigoyen en la presidencia y dicen que comento así la hazaña: "Cuando los jóvenes juegan a la ciencia es por que tienen el genio adentro".
Desde 1921 fue posible transmitir casi todas las funciones del Coliseo y ya en 1923 salía al aire Radio Sud América. En septiembre de ese mismo año se transmitía desde New York, la pela Firpo – Dempsey y ya funcionaban en el país unos 60.000 receptores. Los pioneros realizaban experiencias como la difusión de publicidad, una novedad en el mundo, y la primera transmisión de un partido de fútbol (Argentina- Uruguay, 1924). Poco después se instalaron emisoras como Radio Brusa (luego Excelsior), Radio Libertad (hoy Mitre), Radio Casa América, Radio Grand Splendid (luego Splendid) y Radio Nacional, luego Belgrano. En 1924 se dio permiso a la sociedad rural de cerealistas de Rosario para instalar una estación transmisora. Una mención aparte merece, desde 1929, el radioteatro y su rápida diversificación de géneros: policiales, comedias, sainetes, familiares y costumbristas como "Los Pérez García". Aparecen incluso programas para chicos como " La Pandilla Marylín" o "Tarzán de la Selva.
La radio en Ezeiza
El recordado José “Poroto” Álvarez nos contó, en la Jornada de Historias de Pueblos llevada a cabo en agosto de 2000, que a Don Esteban Berardo lo llamaban “Marconi” porque fue el primero en tener radio en Ezeiza. Era una época en donde en el país había unos ochocientos mil receptores de fábrica y unos trescientos cincuenta mil armados caseramente. Uno de ellos era el del mencionado vecino, quien lo armó en un cajón de manzanas, y que sirvió para que en el fondo de su casa se formaran algunas parejas al compás de la música que propalaba.
Si de radio hablamos, no podemos soslayar la actuación profesional de vecinos como Julián Sánchez Parra, edecán de nuestros locutores profesionales, quien desde 1961 produce y dirige programas relativos a nuestra vecindad. En cuanto a plantas transmisoras, el recordado José “Pocho” Veloce fundó, el 28 de octubre de 1984, una radioemisora a la que inscribió el 28 de mayo del siguiente año. Colaboraron con el fundador, el Ing. Rodolfo González y los hermanos Weselka en la parte técnica. En marzo de 1986 adquirió los derechos de la antigua Radio Cultura, fundada en la década de 1920 y que dejara de funcionar en 1933, saliendo al aire como Radio Cultura Ezeiza. La emisora, cuya madrina fue Rosa Rosen, cesó sus emisiones en 1992 y en la actualidad su posición en el dial, lo ocupa la querida Radio Abrojos.
Por: Juan Carlos Ramírez
Foto: José "Pocho" Veloce en cuclillas, en los estudios de la calle French 600.

1 comentario:

  1. Muy buena nota. A simple titulo de comentario le cuento Juan Carlos que yo llegue a trabajar en Radio Cultura cuando los estudios estaban en la calle French al lado de la Iglesia, ahi hice parte de mis primeras armas en el periodismo radial en un programa que se llamó El Bazar de los Milagros y luego Detrás está la gente con Juan Carlos Vaschetto y Ernesto González. La nota me remontó a esos dias de finales de los ochenta, le agradezco el recuerdo del inquieto Pocho Veloce.

    ResponderEliminar