lunes, 9 de marzo de 2020

Geología regional

 La Geología es la ciencia que tiene a la Tierra como objeto de estudio. La compleja amplitud temática lleva a los geólogos a estudiar desde los procesos internos, sísmicos o volcánicos, a los factores externos formadores de paisajes como las erosiones fluviales, eólicas o glaciarias.
Para conocer la diversidad de rocas que componen nuestro suelo y conocer la relación entre la roca madre y el suelo, tenemos que comprender que apenas se ha podido penetrar en la corteza terrestre, considerando que su radio es de 6.370 km. La porción sólida de la tierra se denomina litósfera y esta compuesta de rocas y minerales.
Desde el punto de vista geológico, la región constituye una cuenca sedimentaria, ya que la roca dura del basamento cristalino se halla a gran profundidad. El subsuelo está constituido por cuatro grandes depósitos sedimentarios, que se asientan sobre el antiguo basamento cristalino. Cada uno de esos depósitos representa un ciclo de sedimentación, ocurrido en distinto momento, los que a su vez han sido afectados por reiteradas fracturas.
El concepto de metamorfismo agrupa todos los procesos de transformación mineralógica y estructural de rocas en estado sólido, como respuesta a una variación de las condiciones de presión y temperatura que prevalecieron en el momento de su formación. Las rocas terrestres más antiguas tienen una antiguedad de 3.960 millones de años. (América del Norte).
Formación Martín García. El basamento metamórfico sobre el que se asienta la región, también llamado basamento Cristalino, está constituido por las rocas más antiguas. Con más de 2000 millones de años de antigüedad, se remonta su origen al Proterozoico temprano o Inferior (Junto al Arqueozoico, conforman el tiempo geológico denominado Precámbrico). Este piso rocoso (gneises y granitos precámbricos), se encuentra por debajo de la pila sedimentaria y a diferentes profundidades debido a las consecuencias de las fuerzas internas (endógenas) a las que estuvieron sometidas en diferentes momentos.
Se ubica a unos 350 m. de profundidad en la Ciudad de Buenos Aires, y puede observárselo en la Isla Martín García, aflorando a más de 20 metros sobre el nivel del mar (en adelante, s.n.m.). El basamento se va hundiendo escalonadamente hacia el Sur - Sudoeste, hacia la cuenca del río Salado en la denominada Pampa deprimida, en donde se calcula que se encuentra a más de 6.000 m. de profundidad. Esto es debido a una tectónica de fallas directas y esclonadas, para aflorar nuevamente en su borde sur oeste en las Sierras de Tandil (Entre el Período Arqueozoico y el Protozoico Medio (Tiempos Precámbricos), el ciclo diatrófico correspondiente en la provincia de Buenos Aires, es conocido como Tandil).
Basamento Cristalino, adoquinados, y la isla Martín García. Los primeros e históricos adoquinados de las calles de Buenos Aires se hicieron con material traído desde la isla Martín García. En 1854 se trajeron de la isla Martín García alrededor de 20.000 toneladas de piedra para activar el empedrado de las calles. Existe de esa época un plano municipal constituido por una cuadrícula; en su parte central un grueso trazo señala el área que debía concluirse de empedrar: desde Independencia y Temple (hoy, Viamonte) hasta Salta - Libertad y de ahí hacia el oeste, en forma escalonada, hasta Entre Ríos - Callao, desde Alsina a Cangallo. Los afloramientos y canteras graníticas de donde se los extrajo aún pueden apreciarse. En la zona del Puente La Noria, el Basamento Metamórfico o Cristalino, se encuentra a 401 metros por debajo la superficie.


Por Juan Carlos Ramirez Leiva

No hay comentarios: